Washington, 21 mar (EFEUSA).- El ministro afgano de Exteriores, Salahuddin Rabbani señaló hoy que su país daría "la bienvenida a un aumento de las tropas estadounidenses" para combatir a los insurgentes talibanes y otros grupos terroristas, al comentar la petición del Pentágono en ese sentido al gobierno del presidente Donald Trump.

"Confiamos en que EEUU siga siendo un socio estratégico de Afganistán. Desde luego necesitamos más respaldo. Por eso, daríamos la bienvenida a un aumento de las tropas estadounidenses", afirmó Rabbani en una conferencia en el centro de estudios Atlantic Council de Washington.

Rabbani precisó que este aumento en las tropas de EEUU desplegadas en Afganistán sería de carácter "táctico" y apeló a "que vaya acompañado de una estrategia más amplia".

En este sentido, pidió a EEUU que "presione a los países que protegen a grupos terroristas como herramienta de política exterior", entre los que destacó a Pakistán.

Rabbani se encuentra en la Washington para participar en un encuentro entre los 68 países que forman parte de la coalición liderada por EEUU contra el Estado Islámico (EI), de la que se espera que surjan "nuevas ideas" para combatir al grupo yihadista, según el Departamento de Estado.

El pasado mes, el general John Nicholson, el comandante de las tropas estadounidenses en Afganistán, afirmó en una comparecencia en el Senado que la guerra iniciada en 2001 está en "un punto muerto" y lamentó "la falta de unas pocas miles de tropas más" en el país asiático.


Advertisement

Hasta ahora, Trump, que llegó al poder el pasado 20 de enero, ha mantenido silencio sobre su estrategia de cara al futuro en Afganistán, donde EEUU libra la guerra más larga de su historia.

Las tropas estadounidenses son el único contingente extranjero de combate que continúa en Afganistán después de que la OTAN decidiera acabar con su misión a finales de 2014 y sustituirla por otra de capacitación y asistencia a las tropas afganas

Actualmente, Estados Unidos mantiene 8.400 soldados en Afganistán, alrededor de 2.000 de ellos como parte de la misión antiterrorista estadounidense en el país y el resto integrados en la misión de la OTAN, que cuenta con alrededor de 13.000 efectivos.

Pese a la más de década y media de conflicto armado, la insurgencia talibán han avanzado en el control de diversas áreas en Afganistán, que vive un creciente repunte de la violencia, y en estos momentos controla alrededor de un tercio del territorio del país, según datos estadounidenses.

Asimismo, la ONU ha advertido que el deterioro de la seguridad ha disparado también el número de desplazados internos, con más de 650.000 en 2016, el número más alto registrado hasta ahora, y una cifra parecida a la que se espera para este año. EFEUSA