Los Ángeles, 21 mar (EFEUSA).- A pesar de la tensa situación que enfrentan los inmigrantes indocumentados con la nueva Administración Trump, un proyecto de estudios en el exterior para universitarios beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) continúa adelante con un alto número de aspirantes.

El Programa California-México Dreamers de Estudios en el Exterior organizado por el Centro de Estudios California-México (CMSC) está preparando su sesión de verano y ya ha recibido un alto número de solicitudes, explicó hoy a Efe Armando Vázquez Ramos, presidente y director ejecutivo de CMSC.

"Hemos tenido una excelente respuesta. Ya recibimos cerca de 70 aplicaciones en cuatro días", contó el docente de la Universidad Estatal de California Long Beach, conocido por sus alumnos como "el profe Armando".

Una vez presentada la solicitud por Internet, los aspirantes tienen hasta el 14 de abril para entregar una carta "sobre qué es lo que se proponen hacer a su regreso para ayudar a otros Dreamers y a nuestra comunidad", señaló el educador, quien destacó que se trata también de devolver un beneficio a la sociedad.

Igualmente los solicitantes al programa, que se desarrolla entre el 1 y el 21 de agosto, deberán presentar dos cartas de recomendación "para poder hacer una selección que sea representativa y de alta calidad de activismo".

Las inscripciones se cierran el 31 de marzo para dar tiempo suficiente a las autoridades para que les otorguen el permiso de salida del país conocido como "advanced parole".


Advertisement

El realizar el viaje este año no se trata de un reto a las autoridades de inmigración, sino por el contrario de "aprovechar un beneficio legal" que tienen aquellos que han recibido DACA, explicó Vázquez Ramos.

"Estamos ejerciendo el derecho que tienen estos jóvenes", agregó señalando que un importante objetivo común del proyecto es darle a los soñadores la posibilidad de volver a su país y conocer sus raíces.

Por ello, además de hacer un estudio etnográfico sobre el origen de sus familias en la primera parte del viaje, cada participante debe presentar un ensayo de 10 páginas sobre su experiencia y asistir a un curso que se realizará del 16 al 20 de agosto en el Colegio de la Frontera de Tijuana.

Un grupo de 15 jóvenes seleccionados entre el total de participantes en el programa igualmente podrá asistir a un curso ofrecido por Jorge Bustamante, experto en inmigración, y quien fuera embajador de México ante la ONU en temas de migración.

El 21 de agosto, todos los participantes regresarán en autobuses contratados para presentar juntos su documentación ante las autoridades estadounidenses en el puerto de frontera del área de Tijuana, con la asesoría de abogados especializados.

Al ingresar al país, los participantes en el curso reciben el beneficio de un ingreso legal a los Estados Unidos que les permite aspirar a una legalización en caso de un matrimonio con un ciudadano estadounidense.

Para Vázquez Ramos, el que los jóvenes soñadores puedan ir a México, conozcan sus raíces y visiten sus familias es uno de los objetivos fundamentales del proyecto.

"Queremos darles como resultado que son de aquí y son de allá: ese sentido y entendimiento que pertenecen y también pueden desarrollarse en México, es fundamental", concluyó el profe Armando. EFEUSA