Los Ángeles, 21 mar (EFEUSA).- Un pandillero hispano acusado de asesinar a un primo y un policía e herir a otro, continuó hoy con un nuevo defensor de oficio su proceso de acusación formal por cargos que lo hacen elegible para la pena de muerte.

Michael Christopher Mejía, de 26 años de edad, compareció hoy en la corte de Norwalk, al sureste de Los Ángeles, California, luego de que el abogado público que se le había asignado se recusara del caso "por conflicto de intereses".

Rick Sternfeld, de la Oficina Alterna de Defensores Públicos del Condado de Los Ángeles, fue asignado como el nuevo abogado de Mejía, quien compareció esposado de pies y manos y vistiendo el característico uniforme naranja propio de los detenidos en el condado.

El hispano está acusado del asesinato de su primo Roy Torres, de 47 años; del oficial del Departamento de Policía de Whittier, Keith Boyer, y de intento de asesinato del oficial Patrick Hazel.

Según el informe de las autoridades, el 20 de febrero alrededor de las 8:00 de la mañana, Mejía estrelló por detrás a dos vehículos que estaban estacionados en Whittier, al sureste de Los Ángeles.

Seguidamente al choque, el sospechoso, quien tiene tatuajes en el rostro y cuello y vestía como pandillero, pidió a los otros conductores involucrados que le ayudaran a mover el auto, un Dodge sedán, a la vuelta de la esquina.

Cuando los oficiales Boyer y Hazel llegaron al lugar del accidente, uno de los conductores les indicó dónde se encontraba el responsable del choque.


Advertisement

Al dirigirse al lugar, los dos agentes encontraron al sospechoso sentado en el vehículo y le pidieron que saliera del auto. Pero cuando se disponían a requisarlo para ver si tenía armas, el sospechoso sacó una pistola semiautomática de su cintura y disparó contra los policías hiriéndolos a ambos.

A pesar de estar heridos, al menos uno de los agentes respondió con fuego y logró herir a Mejía cuya arma fue recuperada en el lugar de los hechos.

El agente Boyer, de 53 años y miembro de la fuerza desde 1990, falleció posteriormente en el hospital; mientras que Hazel, con tres años en la policía, sobrevivió al ataque.

La investigación igualmente estableció que el auto que conducía el acusado había sido robado de la residencia de su primo, Torres, quien fuera asesinado en la madrugada del 20 de febrero en City Terrace en el Este de Los Ángeles.

El acusado había salido de la cárcel de máxima seguridad Pelican Bay en abril de 2016 y se encontraba gozando del beneficio de la ley AB109 firmada por el gobernador Jerry Brown, que permite que personas que no han cumplido sus condenas reciban libertad condicional anticipada y pasen a supervisión del condado.

Aunque había recibido el beneficio, el pandillero había tenido al menos cuatro entradas a la cárcel por violación de los términos de su libertad condicional anticipada.

El proceso de acusación formal de Mejía fue programado para continuar el 18 de abril en la Corte Superior de Norwalk. EFEUSA