Washington, 21 mar (EFEUSA).- El Consejo Nacional de La Raza (NCLR) anunció hoy una "campaña de acción" a favor de la reforma sanitaria del Gobierno del expresidente Barack Obama, conocida como Obamacare, que la actual Administración de Donald Trump quiere eliminar.

La campaña de la mayor organización en defensa de los hispanos tiene como objetivo presionar a congresistas republicanos elegidos en distritos con mucha población latina para que se opongan a la anulación de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA).

Los congresistas a los que se dirige la campaña de propaganda radiofónica y en las redes son Will Hurd (Texas), Mike Coffman (Colorado), Jeff Denham, David Valadao y Darrell Issa (California) y Mario Díaz-Balart y Carlos Curbelo (Florida).

Sus distritos agrupan a cerca de 800.000 votantes latinos, de acuerdo con el NCLR.

"La ACA ha proporcionado a más de cuatro millones de latinos seguro de salud y millones más han obtenido mayor acceso a servicios de salud de calidad", dijo el director de campañas políticas del NCLR, Rafael Collazo.

Añadió que votar por su derogación "sería un gran retroceso para los latinos".

El presidente, Donald Trump, se mostró hoy confiado en que la Cámara de Representantes apruebe este jueves la ley sanitaria que reemplazará a la de Barack Obama, algo que consideró "crucial" para implementar el programa con el que fue elegido.


Advertisement

Trump mantuvo, de hecho, mantuvo hoy una reunión a puerta cerrada con congresistas republicanos a los que pidió unidad y advirtió de las consecuencias de votar en su contra, entre ellas la pérdida de votos y escaños en las elecciones legislativas de 2018.

Del total de 241 republicanos de la Cámara de Representantes, al menos 216 deben votar a favor para que el proyecto de ley se apruebe este jueves.

Los congresistas del sector más ultraconservador se oponen a la reforma impulsada por Trump, ya que consideran que no revierte del Todo Obamacare y representan una treintena de esos 241 votos.

Para convencer a los indecisos, los dirigentes republicanos de la Cámara de Representantes introdujeron en la noche del lunes algunas enmiendas a la propuesta.

La bancada republicana negocia desde hace dos semanas el contenido de la ley para someterla primero a votación en el pleno de la Cámara de Representantes y que después pase a manos del Senado, donde la mayoría de los conservadores es más estrecha y encontrará más dificultades.

La Oficina no partidista de Presupuesto del Congreso (CBO, en inglés) ha calculado que el plan republicano dejaría sin seguro a 14 millones de personas en apenas un año, cifra que ascendería a 24 millones en una década.EFEUSA