Washington, 24 mar (EFEUSA).- El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el republicano Devin Nunes, canceló hoy una audiencia pública prevista para el martes próximo sobre la presunta injerencia rusa en los comicios presidenciales de 2016.

En esa sesión iban a testificar importantes exfuncionarios del Gobierno del expresidente Barack Obama: el exdirector de Inteligencia Nacional James Clapper; el exdirector de la CIA, John Brennan, y la exfiscal general en funciones Sally Yates.

El representante Adam Schiff, el demócrata de más alto rango de la comisión, criticó con vehemencia la decisión y aseguró que cada vez es más necesaria la creación de un comité especial e independiente sobre el asunto en el que "los ciudadanos puedan confiar".

"No damos la bienvenida a cortar el acceso público a la información", afirmó Schiff ante la prensa después de conocerse la cancelación de la audiencia.

"Creo que esto es un serio error. Hace unas semanas, el presidente (Nunes) y yo acordamos que íbamos a llevar esta investigación en parte con sesiones cerradas y en parte con sesiones públicas, porque estábamos de acuerdo en que debíamos informar a los ciudadanos tanto como pudiéramos", aseveró Schiff, quien hasta esta semana había coordinado con Nunes el proceso.

Nunes dijo que la audiencia había sido suspendida para dar cabida a una conversación a puerta cerrada con el director del FBI, James Comey, y el director de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Michael Rogers, y no porque la sesión pública con esos funcionarios pudiera potencialmente dañar políticamente a los republicanos.


Advertisement

Sin embargo, Schiff insistió en que los republicanos están tratando de ocultar información a la ciudadanía y controlar lo que se hace público para evitar daños mayores a su partido.

La polémica sobre las investigaciones continúa creciendo después de que Nunes dijera esta semana haber recibido información a título personal que apoyaba el hecho de que el presidente, Donald Trump, hubiera sido objeto de vigilancia durante el Gobierno de Obama.

Aunque el congresista republicano negó de nuevo que hubiera habido un pinchazo telefónico orquestado por Obama en la Torre Trump de Nueva York, como afirmó el multimillonario, sí dijo que Trump fue parte "circunstancial" de un proceso de vigilancia legal, justificando en cierto modo las acusaciones del mandatario.

Nunes hizo estas declaraciones sin haber informado al resto de la Comisión que preside, como es costumbre, y habló personalmente con el mandatario sobre el asunto antes de comunicárselo a sus colegas.

En ese sentido, Schiff insistió en que cada vez hay más motivos para que se establezca un comité independiente sobre el caso que pueda dilucidar lo ocurrido. EFEUSA