Chicago (IL), 29 mar (EFEUSA).- En un desafío a las amenazas del presidente Donald Trump de suspender fondos federales a las ciudades que no colaboren con inmigración, Chicago anunció hoy que ampliará las protecciones que ofrece como santuario desde hace más de 30 años y creará una identificación municipal para los indocumentados.

"Tenemos muy claros nuestros valores y prioridades", declaró el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, quien reiteró su decisión de proteger a los inmigrantes sin importar el estatus migratorio y la posibilidad de perder subvenciones federales.

La ordenanza de ciudad santuario vigente desde 1985 será actualizada por segunda vez desde que Trump asumió la presidencia y anunció la deportación masiva de los indocumentados.

La policía tiene prohibido preguntar sobre el estatus migratorio de las personas, amenazarlas con deportación o colaborar con inmigración en la detención de inmigrantes sin papeles.

"Pero hay excepciones que van a ser eliminadas para que en el futuro no haya ninguna posibilidad de colaboración, ni siquiera en los casos en que el indocumentado haya cometido algún delito", dijo a Efe el concejal Carlos Rosa, del Distrito 35.

Según informó, más de la mitad de los integrantes del Concejo Municipal apoya una ordenanza más estricta, para que "la policía municipal se enfoque en las leyes de la ciudad".


Advertisement

En una resolución aprobada hoy, el concejo pide protección especial para los inmigrantes que sean veteranos militares y hayan servido en las Fuerzas Armadas, y para los jóvenes indocumentados protegidos por la Acción Diferida (DACA), conocidos como "dreamers" (soñadores).

Emanuel presentó a los concejales la ordenanza anunciada el año pasado para crear una tarjeta de identidad municipal, que podrá ser utilizada por los indocumentados.

"Esta es una iniciativa donde las ciudades pueden dar el ejemplo de acceso a oportunidades, sin temor a las amenazas y represalias", dijo el alcalde.

El nuevo documento seguirá el modelo utilizado por la ciudad de San Francisco, California, donde se toman medidas especiales para evitar que la información personal de los postulantes pueda caer en manos de inmigración.

"Vamos a requerir el mínimo posible de información, y no preguntaremos el estatus migratorio de las personas", informó sobre la ordenanza la secretaria municipal Anna Valencia, que estará a cargo del documento.

La ciudad tampoco retendrá copias de documentos, afirmó la funcionaria, para quien la confidencialidad de quienes soliciten la tarjeta será fundamental en momentos en que los indocumentados viven con miedo de ser deportados.

Según declaró la procuradora de justicia del Condado de Cook, Kim Foxx, su oficina ha registrado una abrupta caída en la cantidad de indocumentados que se presentan a declarar en la corte cuando son víctimas o testigos de crímenes.

"En este clima de amenazas es un problema grave comprobar que las personas tienen miedo de participar en el sistema por las tensiones creadas a nivel federal", con las amenazas de Trump, dijo Foxx el martes en una entrevista por televisión.

La ID municipal no será emitida solamente a los indocumentados, sino que además será destinada a personas con discapacidades, gente sin techo o víctimas de violencia doméstica que podrán registrar una dirección alternativa.

Emanuel anunció las nuevas disposiciones en la misma semana en que el fiscal general de la nación, Jeff Sessions, urgió a las llamadas "ciudades santuario", como Chicago, a volver a colaborar con las autoridades federales para detener y deportar a los indocumentados y a aquellos inmigrantes que hayan cometido algún crimen.

Sessions anunció el lunes que los estados, condados y ciudades que busquen subvenciones del Departamento de Justicia tendrán que mostrar que cumplen con las leyes federales y persiguen a los inmigrantes que han cometido crímenes o que llegaron al país de manera irregular.

Emanuel calificó hoy de "irónica" la amenaza de retención de fondos para seguridad pública, en momentos en que el presupuesto presentado por Trump recorta severamente los recursos para el Departamento de Justicia.

"Además es una medida inconstitucional y la vamos a combatir junto con otras 34 ciudades", dijo el alcalde, en referencia a una demanda colectiva presentada en la corte federal de San Francisco.

"Chicago fue y seguirá siendo una ciudad que da la bienvenida a los inmigrantes que se sacrifican por un futuro mejor y son parte del sueño americano", afirmó Emanuel. EFEUSA