Los trabajadores del Departamento del Trabajo Norteamericano (DoL) están desmoralizados.

Como muchos burócratas, lo que los anima para no entrar en una crisis moral y psicológica es saberse útiles con los trabajadores que pagan sus sueldos.

Eso lo sabe bien el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, quien en su libro "The Flow" explica que lo que hace feliz a las personas es la noción de sentir que hacen algo importante para el mundo.

El trabajo del US Department of Labor (DoL) es el de investigar los abusos a los trabajadores y, dado el caso, recuperar los salarios adeudados.

Pero ahora, con las fabulosas ideas del millonario presidente de deportar a los inmigrantes indocumentados en fast track, los trabajadores explotados no quieren decirles a los investigadores que han trabajado horas demás y no les han pagado.

"Nunca había visto ni oído hablar de esto antes", dijo una de las fuentes de DoL, que es un empleado de largo tiempo de la agencia. "No quieren salarios atrasados. Ellos dicen: 'Por favor, no calculen nada para mí' ". La fuente dijo al periódico The Guardian que "Wage and Hour" también está recibiendo menos quejas de los trabajadores.

Otra fuente agregó: "Es desmoralizante y estresante. La razón por la que las personas trabajan para el gobierno es que realmente creemos en lo que hacemos ".

Trump aún no dice si les proveerá ayuda psicológica a los empleados del Departamento del Trabajo.