Nueva York, 13 abr (EFEUSA).- De nuevo hoy las preocupaciones geopolíticas dejaron su huella en Wall Street, que anduvo con dudas desde el principio pero que apostó por las ventas después de que se conociera el lanzamiento de una potente bomba en Afganistán.

El Dow Jones de Industriales, el principal indicador del mercado, que se estaba moviendo en terreno positivo casi toda la primera mitad de la sesión, comenzó después a perder fuelle y acabó la jornada con un descenso de 0,67 %.

Parecida suerte corrieron los otros dos indicadores más importantes, el selectivo S&P 500, que bajó 0,68 %, y el índice compuesto del mercado Nasdaq, que cedió 0,53 %.

Si la semana pasada fue Siria el escenario de una operación militar contra el régimen de Bachar al Asad, con un impacto que anduvo coleando en las operaciones posteriores de Wall Street, hoy le tocó a Afganistán.

Allí lanzó hoy Estados Unidos una potente bomba de unas diez toneladas para castigar posiciones del Estado Islámico, y desde que comenzaron a surgir las primeras noticias se generaron señales de nerviosismo en el parqué neoyorquino.

La mirada está puesta también en Corea del Norte, donde se espera que pueda haber otra prueba nuclear o balística en las próximas horas.

"La gente está nerviosa antes del fin de semana", afirmó Art Cashin, de la firma UBS, uno de los operadores más veteranos del parqué neoyorquino.


Advertisement

Estos nervios impidieron, por ejemplo, que el grupo bancario JPMorgan Chase, el mayor del país, pudiera lograr una recompensa bursátil por los resultados del primer trimestre presentados hoy, que fueron mejor de lo esperado.

Aunque los datos habían sido bien acogidos por el mercado inicialmente, la bomba famosa le amargó la fiesta al grupo bancario, que terminó cayendo 1,17 %.

El único beneficiado, de momento, parece ser el precio del dólar, refugio de los inversiones en tiempos de nerviosismo y que desde el lunes ha acumulado una ganancia de 2 %.

De momento, los operadores entran a un largo fin de semana, por el Viernes Santo, y el lunes, cuando se reanuden las operaciones, se recuperará el ritmo, y también la presentación de resultados empresariales. EFEUSA