Washington, 28 abr (EFEUSA).- Miles de personas de todo el país se preparan para recorrer mañana sábado las calles de Washington en la marcha por el clima, una iniciativa que busca denunciar los efectos que tendrán las acciones del presidente, Donald Trump, en el clima y la salud de los estadounidenses.

La "Marcha por el clima, por los trabajos y por la justicia" se produce el mismo día en el que Trump cumple cien días en la Casa Blanca, una fecha que suele usarse como termómetro para valorar las medidas tomadas por un presidente al inicio de su mandato.

El objetivo de la marcha es rechazar algunas de las medidas que Trump ha tomado en sus cien primeros días, como el recorte del 31 % del presupuesto que ha propuesto para la Agencia de Protección Medioambiental (EPA), encargada de estudiar el clima y dirigida ahora por Scott Pruitt, un escéptico del cambio climático.

Trump también firmó el 28 de marzo una orden ejecutiva para revisar y reescribir las directrices del Plan de Energía Limpia de su antecesor, Barack Obama, y lanzado en 2015 con la meta de que Estados Unidos redujera para 2030 en un 32 % las emisiones de carbono de las centrales eléctricas con respecto a los niveles de 2005.

Los organizadores han pedido un permiso para acomodar a entre 50.000 y 100.000 personas en la marcha, en la que se espera que participen el actor Leonardo DiCaprio, el fundador de grupo Virgin, Richard Branson, y el exvicepresidente demócrata Al Gore (1993-2001).

La protesta comenzará en el Congreso a las 11.00 horas (ET) para recorrer la explanada verde del National Mall y llegar a las calles que rodean la Casa Blanca a las 14.00 horas, desde donde los manifestantes partirán hacia el monumento a Washington.


Advertisement

En el obelisco blanco del monumento a Washington, se colocará el escenario principal, desde el que se pronunciarán los discursos.

En la marcha participará una delegación latina que estará representada por líderes de grupos, como GreenLatinos, la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), la Asociación Nacional de Liderazgo Hispano (NHLA) y Little Village Environmental Coalition (La coalición medioambiental del barrio de Little Village, en Chicago).

En declaraciones a Efe, Leticia Díaz, gerente de relaciones de Little Village Environmental Coalition consideró que la comunidad latina necesita "ser oída" porque, como el resto de minorías, tienen más probabilidades de vivir en zonas más pobres, que reciben un mayor impacto de la contaminación.

"Nuestra comunidad contribuye a este país cada día, con documentos o no, pero aún así tienen más probabilidades de vivir en áreas con mayor contaminación, tener condiciones de trabajo inseguras y sufrir una mayor desigualdad educativa", afirmó Díaz.

"La comunidad (hispana) merece algo mejor. La política ambiental progresista es el comienzo", añadió Díaz.

Su organización, Little Village Environmental Coalition, trabaja con las familias hispanas del barrio de Little Village, en la parte suroeste de Chicago y con gran presencia de inmigrantes mexicanos.

La primera marcha por el clima se produjo en Nueva York en septiembre de 2014 justo antes de la Cumbre sobre el Clima en las Naciones Unidas, cuando miles de personas se concentraron en las calles para pedir a jefes de Estado y de Gobierno medidas contra el calentamiento global. EFEUSA