Atlanta (GA), 3 may (EFEUSA).- Las disparidades en el sistema educativo entre estudiantes hispanos y afroamericanos en relación a los alumnos blancos aún persisten, de acuerdo con una encuesta llevada entre padres de familia de estas minorías divulgada hoy.

El estudio, realizado por las organizaciones Leadership Conference Education Fund y Anzalone Liszt Grove Research, indicó que pese a que los jóvenes de minorías constituyen la mayoría de los estudiantes en las escuelas públicas, sus familias están poco representadas en el debate y la toma de decisiones sobre educación que les afectan.

"Los padres afroamericanos y latinos saben que sus hijos no están recibiendo la mejor educación que les podemos dar", dijo en conferencia de prensa Wade Henderson, presidente de Leadership Conference on Civil and Human Rights.

El reporte anual denominado "New Education Majority" encontró también que las familias latinas tienen el doble de probabilidades de percibir que existe iniquidad en relación al origen étnico en cuestiones de lograr fondos para estudiar.

El sondeo, que se publica por segundo año consecutivo, reveló que existe una "abrumadora sensación" entre los padres de estas dos minorías (afroamericanos y latinos) de que existe desigualdad en cuanto al acceso a fondos.

La falta acceso a fondos para educación entre los estudiantes de minorías es vista como la mayor causa de las disparidades existentes en el sistema educativo, según el informe.


Advertisement

No obstante, el sondeo halló que si bien los hispanos ven disparidades persistentes en el sistema educativo público, al menos tres cuartas partes de estos padres consideran que las escuelas están haciendo un "buen trabajo" educando a sus hijos, lo que de acuerdo con la encuesta representa un aumento de 10 puntos en comparación con lo reportado el año pasado.

La percepción de que los estudiantes latinos reciben una educación igual de buena que los estudiantes blancos es mayor en los padres que hablan español como lengua principal y entre aquellos que no estudiaron en escuelas de Estados Unidos.

Henderson instó a los estados a revisar sus planes de educación y asegurarse de que cumplan con los requisitos de inclusión detallados en la ley educativa ESSA (Every Student Succeeds Act).

"Por lo que hemos visto, los estados no han hecho lo suficiente para cumplir con las necesidades de los estudiantes, padres y comunidades de color", aseveró.

El informe destaca la necesidad de crear más vías de comunicación y participación para que los padres de estudiantes latinos y afroamericanos participen activamente en las decisiones que afectan a sus hijos, especialmente en cuanto a acceso a fondos y necesidades educativas.

No obstante, pese a la limitaciones percibidas por las familias de minorías, los padres latinos y afroamericanos tienen altas expectativas y exigen rigor académico a sus hijos, según reveló el sondeo.

Tanto los padres afroamericanos como los hispanos, consideran que las escuelas deben exigir más a los estudiantes hoy en día y han dado más importancia a una educación de calidad, maestros bien preparados y la disponibilidad de tener acceso a clases de mayor exigencia.

"Estos resultados deben servir de llamado a la acción para los políticos que deben entender que para que una política educativa sea exitosa, debe responder a las necesidades de los niños que representan la mayoría de los estudiantes de las escuelas públicas en Estados Unidos", indicó Henderson.

Un reciente estudio de la John Hopkins University encontró que los estudiantes de minorías y con menos recursos se graduan en menor proporción que sus compañeros blancos de la escuela secundaria.

La tasa de graduación a nivel nacional en Estados Unidos fue de 83,2 %, cifra que entre los hispanos fue de un 77,8 % y entre los afroamericanos de un 74,6 %. EFEUSA