Dicen que no hay peor lucha que la que no se hace. ¿Pero, qué hay de aquella que se hace, se gana, y al final de cuentas, termina siendo ignorada?

Pues esto precisamente es lo que ha estado haciendo este gobierno. Ignorar la lucha de la gente en distintos temas, esto a través de aflojar reglamentos - o anularlos.

Ahora le tocó a las mejoras que hiciera Michelle Obama sobre los alimentos escolares. En su momento, la ex primera dama propuso una nueva normativa que obligara a las escuelas a retirar los alimentos chatarra de sus menús.

Desgraciadamente, una vez más la administración Trump apuesta por el retroceso y decide permitir grasas, sal, pollo con antibióticos y alimentos con nula nutrición en la comidas servidas en las escuelas de la nación.

El Distrito Unificado de Los Angeles, por su parte, se ha manifestado en contra de las medidas ahora propuestas, y proponen seguir con el plan creado por Michelle Obama.

Ya con este, son dos los ataques directos hacia los niños en edad escolar con este presidente. El primero sucedió cuando su gobierno decidió retirar los subsidios de alimentos escolares gratuitos en escuelas con población pobre. Según decía el representante de gobierno, no estaba demostrado que dicha ayuda mejorara el desempeño estudiantil.

Una vez más, el gobierno va en contra de la ciencia. Y es que sin una dieta adecuada y nutritiva, el desarrollo y las funciones cognitivas decrecen, esto según un reporte del Instituto Brookings. Y qué decir de un estomago vacío. Cómo puede un niño concentrarse en aprender algo sin cubrir lo más básico.


Advertisement

Pero este es conocimiento básico. En realidad, dudo que necesite demostrarse una vez más. La literatura y las investigaciones que lo apoyan son muchas.

Esperemos que al menos nuestro distrito escolar haga buena su promesa de mantener el valor nutritivo en las comidas de nuestros niños estudiantes.