Comey
El senador demócrata de Rhode Island, Sheldon Whitehouse, sostiene una copia de "The Kremlin Playbook", durante la audiencia del subcomité del poder judicial del Senado titulado "La interferencia de Rusia en las elecciones estadounidenses de 2016" el lunes 8 de mayo de 2017, en el Capitolio de Washington, DC (EE.UU.). Tras el despido del director del FBI, esta investigación se ha visto cuestionada. (EFE/MICHAEL REYNOLDS)

Washington, 10 may (EFEUSA).- El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, alertó hoy contra las llamadas "partidistas" a que un fiscal especial independiente investigue los posibles vínculos entre la campaña del presidente Donald Trump y Rusia, tras el despido fulminante del director del FBI.

James Comey, ya exdirector del FBI, lideraba una investigación sobre los posibles lazos de la campaña de Trump con Rusia en las elecciones de 2016 y, tras la decisión del presidente de despedirlo, los demócratas están exigiendo que se designe a un fiscal independiente para esas pesquisas.

Sin embargo, McConnell afirmó hoy en un discurso en el Senado que cualquier nueva investigación puede "obstaculizar" las que ya están en marcha.

Además, McConnell cuestionó que los demócratas estén criticando el despido de Comey cuando ellos mismos "criticaron repetidamente" al ya exjefe del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Según explicó el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, al informar este martes del despido de Comey, Trump "actuó basándose en las recomendaciones claras del vicefiscal general, Rod Rosenstein, y el fiscal general, Jeff Sessions".

El propio Trump envió una carta a Comey, quien se encontraba de viaje en California cuando estalló la noticia, en la que le informó de su destitución "con efecto inmediato".


Advertisement

"Aunque aprecio enormemente que usted me informara, en tres ocasiones distintas, de que no estoy bajo investigación, aun así estoy de acuerdo con la conclusión del Departamento de Justicia de que usted no es capaz de liderar eficazmente el FBI", dice Trump en esa carta, en aparente alusión a la pesquisa sobre los supuestos nexos entre su campaña y Rusia.

De acuerdo con Rosenstein, el ya exjefe del FBI perdió su empleo por violar los principios del Departamento de Justicia al hablar públicamente sobre la investigación del manejo del correo electrónico por parte de Hillary Clinton cuando ejercía como secretaria de Estado (2009-2013).

Pero el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, comentó hoy que hay "pocos motivos para creer" la explicación de Rosenstein, a quien urgió a nombrar a un fiscal especial para investigar los posibles lazos entre la campaña de Trump y Rusia porque eso sería "un paso en la dirección correcta".

"El despido del director Comey establece un patrón muy preocupante", enfatizó Schumer al pedir que se llegue "al fondo" del asunto porque lo que está en juego es "la fe del pueblo estadounidense" en el poder ejecutivo y el resto de instituciones.

Por su parte, la senadora Dianne Feinstein, presidenta del Comité Judicial de la Cámara Alta, también insistió en Twitter y en un comunicado en la necesidad de "un fiscal independiente para supervisar la investigación sobre Rusia" y dijo que planea trabajar al respecto con el senador Richard Blumenthal.

Blumenthal fue hoy el blanco de las críticas de Trump, quien acusó al senador en Twitter de ser "uno de los mayores fraudes militares de la historia" de EEUU, en referencia a una vieja controversia del senador sobre su papel en la guerra de Vietnam.

También en Twitter, Trump dijo hoy que incluso los demócratas habían perdido la confianza en Comey y querían su salida, al prometer que será reemplazado por alguien que devolverá el "prestigio" al FBI. EFEUSA