Son 140 caracteres. Si usted puliera el arte de decir, sería poeta, epigramista, filósofo o un buen alburero.

Este haikú de Matsuo Basho (1644-1694) tiene 45 caracteres:

"Este camino/ ya nadie lo recorre,/ salvo el crepúsculo."

O bien, podría jugar con las palabras, como en este albur:

"No es lo mismo huele a traste, que atrás te huele".

Pero como las herramientas de comunicación se han desarrollado más rápido que las habilidades de los usuarios, llegamos al problema de que nuestra capacidad de enviar mensajes se hace reiterativa, aburrida, ofensiva, confusa-

Hoy, la categoría (hashtag) "HowSurviveTwitter" (¿Cómo sobrevivir al twitter?) estaba en primer lugar con 48 mil tuits.

Eso tiene su razón: muchos están preocupados por la utilidad de este canal.

RB escribía: "ten una piel gruesa, una mente abierta, opiniones y reenvía los mensajes".

En otras palabras ten criterio, ten un buen filtro para distinguir lo útil de lo inútil.

BB, agregaba: "solamente envía mensajes como si tuvieras un desorden mental. No solamente sobrevivirás, sino que hay posibilidades de que te conviertas en 'POTUS"'.

BB se refiere a lo opuesto de Boswell: tuitea por tuitear, tomando el mal ejemplo del primer presidente norteamericano que usa este canal para decir todo tipo de cosas que se le ocurren de la política nacional e internacional- y de otros chismes, como los negocios de su hija.

SS es cauta. "No expreses en forma de tuits nada que tenga que ver con religión, política, o tus opiniones, solo diviértete con los 'memes'".

Por una parte, tiene un punto válido: cuestiones complejas que ameritan un contexto especial y la reiteración de explicaciones. En otro sentido, cae en la banalidad: si a la ciencia y tecnología le costó tanto trabajo crear esta herramienta tan fina, ¿cómo es que la vamos a usar para bromear?

Tanto en Twitter, como en otras aplicaciones de las Redes Sociales, hay quienes publican cosas que se hacen populares, y quienes simplemente muestran lo que quieren mostrar.

En esto, pueden entrar varias categorías desde las aberraciones extraordinarias, a las ideas novedosas.

EB escribe: "No te sientas obligado a seguir cada una de las cuentas de quienes te siguen. Solo sigue las cuentas que verdaderamente te importen".

Pero mientras este es un mensaje altamente razonable, en seguida alguien publica el video de un niño que saca la lengua por un poro de su naríz. (continuará).

jfuentes@SCNG.com