Nueva York, 15 may (EFEUSA).- La Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU) remitió hoy al Gobierno una solicitud formal para que haga públicos todos los documentos sobre el despido del director del FBI James Comey.

"La interferencia de la Casa Blanca con cualquier investigación del FBI es incompatible con las garantías democráticas, especialmente cuando la investigación afecta al presidente o sus asociados", señaló en un comunicado la directora del Proyecto de Seguridad Nacional de la ACLU, Hina Shamsi.

La organización considera que el público tiene "derecho a saber por qué Comey fue despedido" con el fin de que el presidente, Donald Trump, pueda ser hecho responsable si abusó de su cargo.

"Ahora mismo es imposible saber la verdad porque la Administración Trump ha dado explicaciones cambiantes, cada cual más preocupante", añadió Shamsi.

La ACLU dirigió un escrito al Departamento de Justicia y al FBI para que publiquen los documentos vinculados con el despido de Comey.

Lo hizo al amparo de la Ley de Libertad de Información (FOIA), una norma que permite a ciudadanos y organizaciones solicitar la divulgación de documentos gubernamentales de interés público.

En la carta, el grupo pide que se dé a conocer toda la documentación disponible sobre el caso, incluida correspondencia, correos y mensajes electrónicos, mensajes de voz, actas de reuniones o borradores y notas.


Advertisement

Trump destituyó a Comey el martes pasado de manera fulminante, una decisión que en un principio la Casa Blanca dijo que se tomó en función de un memorando de recomendación elaborado por el vicefiscal general, Rod Rosenstein, y respaldado por el fiscal general, Jeff Sessions.

No obstante, el mandatario después desdijo la versión de su Gobierno e indicó que ya había decidido el despido independientemente de dichas recomendaciones, levantando aún más escepticismo sobre la legitimidad de su decisión.

Comey estaba al cargo de la investigación sobre los posibles lazos entre el equipo de campaña de Trump y el Gobierno ruso para interferir en las elecciones de noviembre pasado. EFEUSA