Denver (CO), 16 may (EFEUSA).- El concejo municipal de Aurora, populoso suburbio al este de Denver, en Colorado, aprobó este lunes a última hora una resolución en la que rechaza ser una "ciudad santuario".

Esta decisión será respondida por el distrito escolar local, que debatirá hoy la adopción de medidas de protección de sus alumnos inmigrantes.

En su reunión regular de este lunes y por un margen de 6 votos a favor y 4 en contra, los concejales de Aurora declararon que la tercera ciudad con mayor número de Colorado (350.000) no es ni una "ciudad santuario" ni una "jurisdicción santuario".

Eso significa que, en cumplimiento de leyes federales vigentes, Aurora no restringe las comunicaciones de sus funcionarios o policías locales con las autoridades federales.

La resolución también especifica que "Aurora seguirá trabajando en el mejor interés de sus muchos resientes nacidos en el extranjero", sin dejar por eso de cumplir con las leyes federales de inmigración.

Durante el largo debate antes de la votación, la concejala Francoise Bergan insistió en que "ésta no es de ninguna manera una política antiinmigrante" sino una manera de corregir una "representación distorsionada" sobre Aurora después de que la urbe fuese calificada como "ciudad santuario" en el programa "The O'Reilly Factor", de Fox News.

Por su parte, Ricardo Gambetta, director de la Oficina de Asuntos Internacionales y de Inmigración de Aurora, recordó que el 20 % de los residentes de Aurora son extranjeros y que las autoridades locales "continuarán con sus gestiones de alcance internacional".


Advertisement

"Aurora es parte de Strong Cities, una coalición internacional de ciudades que trabajan en conjunto para prevenir la violencia contra inmigrantes y refugiados. De hecho, Aurora es una 'ciudad a estudiar' según el Departamento de Estado de Estados Unidos por sus programas de integración de inmigrantes", declaró Gambetta a Efe.

Por su parte, Ana Rodríguez, portavoz de la Coalición del Pueblo de Colorado (COPA), afirmó que la resolución aprobada este lunes es "parte de las continuas gestiones de una minoría en el Concejo municipal a favor de una medida que no cambia ninguna de las ordenanzas de la ciudad".

Por eso, dijo Rodríguez, la nueva resolución "aparece ante muchos de los residentes de la ciudad como reafirmando las medidas anti-santuario de la administración Trump".

El Gobierno del presidente Donald Trump ha amenazado con cortar fondos, en una medida bloqueada en los tribunales, a las jurisdicciones que no colaboren en sus programas migratorios, que son de competencia federal, por lo que estados, ciudades y condados no tienen obligación de participar en ellos.

Mientras tanto, la Junta de Educación de las Escuelas Públicas de Aurora, donde el 55 % de los casi 40.000 estudiantes son hispanos, decidirá hoy si adopta medidas para ser "un distrito seguro e inclusivo" y no información sobre la situación inmigratoria de estudiantes o padres y estableciendo reglas para interactuar con agentes federales de inmigración. EFEUSA