Atentados de Manchester
Trabajadores y compradores son evacuados del centro comercial Arndale cerca del MEN Arena en Manchester (Reino Unido) hoy, 23 de mayo de 2017. Este centro comercial ha sido evacuado. Un terrorista suicida provocó anoche la muerte de 22 personas, entre ellas niños, al hacer explotar un artefacto de fabricación casera junto al estadio Manchester Arena, informó hoy la Policía de esa ciudad del norte de Inglaterra. (EFE/Nigel Roddis)

Londres, 23 may (EFE).- Una niña de 8 años y una joven de 18, ambas británicas, son las primeras víctimas mortales identificadas hoy de los 22 fallecidos en el atentado a las puertas de un estadio de Manchester (norte), donde miles de adolescentes, niños y padres acababan de disfrutar de un concierto de música pop.

Como recordó la primera ministra británica, Theresa May, todos los atentados "son ataques cobardes contra gente inocente pero este destaca por su cobardía horrenda y repugnante, al tener como blanco deliberado a jóvenes y niños inocentes, indefensos" que acababan de ver a la cantante pop estadounidense Ariana Grande en el Manchester Arena.

Veintidós personas fallecieron y 59 quedaron heridas por la explosión de un artefacto a la salida del concierto, en el que Grande llenó los 21.000 asientos del Manchester Arena.

Un joven de 23 años fue detenido hoy por su posible conexión con el atentado, informó la Policía, que confirmó que su autor fue un suicida que murió matando.

May dijo que la Policía cree conocer la identidad del terrorista, pero no la hará pública porque aún investiga si actuó solo.

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) asumió hoy la autoría del atentado y dijo que un "soldado del califato" colocó "varios paquetes bomba" en un comunicado cuya autoría no pudo ser comprobada, difundido a través de Telegram.


Advertisement

El ataque es una "venganza de la religión de Dios" y tiene por objetivo, en referencia a los cristianos, ser una "respuesta a sus agresiones contra las casas de los musulmanes".

"Lo que viene va a ser más fuerte, más intenso", amenazó.

May pidió a los británicos no guardar en su memoria el recuerdo de la "carnicería sin sentido" ocurrida en Manchester, sino de todas las personas que corrieron a ayudar, "que encarnan el espíritu de Manchester y el espíritu del Reino Unido".

"Los terroristas nunca van a ganar y nuestros valores, nuestro país y nuestra forma de vida siempre prevalecerán", aseguró.

La reina Isabel II expresó su "admiración" por la manera en que los habitantes de Manchester "han respondido, con humildad y compasión, ante este acto de barbarie".

Tras el ataque, los partidos políticos suspendieron la campaña electoral para los comicios del 8 de junio.

La actividad electoral, según fuentes de los partidos consultadas por Efe, se suspenderá al menos durante las próximas 24 horas.

La cantante, de 23 años, canceló también su concierto del jueves en Londres y suspendió su gira por otros cuatro países europeos, dijeron fuentes cercanas a la artista al medio especializado TMZ.

La comisaria jefa de Scotland Yard, Cressida Dick, instó hoy a la colaboración ciudadana para evitar que los terroristas "extiendan el miedo", al tiempo que anunció el despliegue extra de agentes, algunos armados, en Londres tras el atentado de Manchester.

El Gobierno mantuvo la alerta en grado de "severa", lo que implica que considera "muy probable" la posibilidad de un nuevo atentado, dijo May, que en la tarde de hoy acude a Manchester.

El ataque ha suscitado condena internacional generalizada: la Unión Europea, la OTAN, varios países árabes, Israel, Rusia, Irán, Japón, Colombia o Chile expresaron su solidaridad con el Reino Unido.

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, anunció se está trabajando para que de la reunión del Grupo de los Siete (G7) que se celebrará los días 26 y 27 en Taormina (Sicilia) "llegue un mensaje lo más fuerte posible de un empeño extraordinario común contra el terrorismo".

El presidente de EEUU, Donald Trump, expresó en Belén, donde se encuentra de visita, sus condolencias y su "absoluta solidaridad con el pueblo" británico.

Lamentó "la pérdida de vidas de tantos jóvenes inocentes" por "la maldad" y señaló que a los terroristas no los quiere "llamar monstruos, porque les gustaría ese nombre. Los voy a llamar perdedores".

Tras el ataque en la ciudad británica, algunos países anunciaron un refuerzo de sus medidas de seguridad en acontecimientos deportivos y culturales.

"La gente puede experimentar un aumento de seguridad en y alrededor de lugares públicos y eventos mientras los funcionarios toman precauciones adicionales", dijo el Departamento Nacional de Seguridad de EEUU, que matizó que no hay información "que indique una amenaza creíble específica para conciertos" en el país.

El ministro francés del Interior, Gérard Collomb, informó de que se han dado "un conjunto de consignas a los organizadores de manifestaciones deportivas y culturales, que en esta época son muchas", para que la seguridad ciudadana "sea garantizada".

"El atentado de Manchester muestra que la amenaza es elevada en todo el continente. En Francia lo sabemos bien", dijo Collomb en referencia a la oleada de atentados yihadistas que han causado casi 240 muertes en el país desde 2015. EFE