San Diego (CA), 25 may (EFEUSA).- Escondido, una ciudad al norte de San Diego, California, aceptó pagar un poco más de medio millón de dólares para poner fin a una demanda por discriminación, luego de que se rehusara a la instalación de un albergue para niños centroamericanos que llegan solos a Estados Unidos.

El cabildo de Escondido aprobó la resolución la noche del miércoles durante una sesión a puerta cerrada en donde se acordó que la ciudad pagará 550 mil dólares sin aceptar ningún tipo de responsabilidad en la demanda interpuesta hace dos años por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

"Escondido tiene una historia de prejuicios injustos contra inmigrantes, y con este acuerdo la ciudad está al tanto de que dichas prácticas discriminatorias no pasarán por alto", señaló hoy David Loy, director legal de ACLU en San Diego.

En febrero de 2014, la organización no lucrativa Southwest Key se acercó al ayuntamiento de Escondido planteando la posibilidad de transformar un antiguo centro de salud en un albergue temporal para atender a cien menores centroamericanos, muchos de ellos, víctimas de abuso y tráfico humano.

A finales de ese año y ante el auge de inmigrantes que llegaban a la frontera desde Centroamérica en búsqueda de asilo político, el cabildo de Escondido rechazó emitir el permiso citando cuestiones de uso de suelo y seguridad.

ACLU rechazó dicho argumento al considerar que la decisión se basó en opiniones personales sobre inmigración ya que se había presentado un informe que indicaba la viabilidad de la propuesta.


Advertisement

Debido a ello, la unión presentó una demanda ante la corte federal a nombre de Soutwest Key, en donde se acusó a la ciudad de discriminación.

En marzo de este año, la corte negó la petición de la ciudad de cerrar el caso abriendo el paso a un juicio para comprobar si hubo discriminación intencional, el cual no se celebrará tras la decisión del cabildo.

Joseph D. Rich, codirector del Proyecto de Vivienda Justa y Desarrollo Comunitario y uno de los representantes legales en el caso, indicó que la demanda se presentó para enviar un mensaje a la ciudad de que "la discriminación lleva un costo".

"Nos complace que la ciudad haya decidido aceptar este acuerdo", declaró en un comunicado.

Southwest Key, organismo dedicado a apoyar a niños inmigrantes, ha operado por años dos albergues para inmigrantes en San Diego, además de otros en otras ciudades de California, Arizona y Texas.

En declaraciones al periódico Union Tribune, el alcalde de Escondido, Sam Abed, calificó el acuerdo de más de medio millón de dólares como "una victoria", dado que un momento la ACLU había buscado cerca de 7 millones de dólares.

El alcalde insistió en que la ciudad no cometió ninguna falta y que aceptó la resolución ya que debía "proteger los intereses de los contribuyentes". EFEUSA