Los Ángeles, 5 jun (EFEUSA).- Un mexicano que lleva más de 20 años en los Estados Unidos y fue detenido el 28 de febrero en Los Ángeles por los autoridades de inmigración cuando llevaba a una de sus hijas a la escuela, confía en que un recurso legal lo libre de la deportación.

Rómulo Avelica González, de 48 años, espera que la gestión de uno de sus abogados lo libere del único delito grave que en este momento es la causa de su proceso de deportación: llevar en su automóvil la calcomanía del pago de impuestos de otro vehículo.

Según explicó hoy su abogado Alan Diamante, Avelica aceptó en 1998 su culpabilidad por el delito de posesión de "propiedad robada", pero si hubiera sido asesorado adecuadamente, hubiese podido ser condenado por un delito menor.

"Sin embargo, mi cliente no entendió las consecuencias relacionadas con inmigración cuando aceptó su culpabilidad", aseguró hoy Diamante en una declaración enviada a Efe.

Según anotó el abogado, el defensor público que asesoró al indocumentado en ese momento, probablemente no calculó las consecuencias que la declaración de culpabilidad del mexicano tenía sobre su caso de inmigración.

Por ser indocumentado en ese tiempo en California, no podía registrar un vehículo a su nombre y consecuentemente tampoco podía obtener la calcomanía como prueba de pago de los impuestos.

No obstante, la fiscalía de Los Ángeles después de revisar el caso no encontró una razón válida para eliminar el cargo, según detalló en un reporte de 77 páginas en el que se opuso al cambio de declaración de culpabilidad del mexicano, padre de cuatro hijas todas nacidas en los EE.UU.


Advertisement

La fiscalía angelina argumentó que según figura en los registros, la corte informó adecuadamente a Avelica de las consecuencias de su declaración de culpabilidad y se aseguró de que el inmigrante las entendiera.

Un cargo por manejar bajo la influencia del alcohol (DUI), del que Avelica se declaró culpable en 2008 y que también figuraba como causa para su deportación, fue recientemente eliminado de su historial gracias a la gestión de Steve Escobar, otro de sus abogados.

Cuando aceptó su culpabilidad por ese cargo, el indocumentado no estaba representado por un abogado.

Diamante espera que el caso finalmente favorezca a su cliente quien tiene una audiencia programada para el 19 de julio. EFEUSA