Los Ángeles, 7 jun (EFEUSA).- Las autoridades de salud de Los Ángeles anunciaron hoy una campaña puerta a puerta este próximo sábado para ofrecer recursos a las comunidades del este de Los Ángeles que durante años se vieron afectadas por la contaminación de la planta de reciclaje de baterías Exide Technologies.

La supervisora del condado de Los Ángeles, Hilda Solís, acompañada de la directora del Departamento de Salud Pública de Los Ángeles, Bárbara Ferrer, y otros líderes locales, dijo que esperan llegar a 20.000 hogares dentro de un radio de 1,7 millas de distancia de la clausurada planta de reciclaje.

"El sábado será un día de buena voluntad. Espero que todos ustedes se unan a nosotros", invitó la supervisora hispana, representante del Distrito Primero de Los Ángeles, al presentar la iniciativa de enlace comunitario "Hablemos de Exide".

Según se destacó hoy, en este "esfuerzo sin precedentes para realizar un contacto puerta a puerta", el sábado la comunidad afectada recibirá información y apoyo.

Además de "recopilar información de los residentes sobre sus problemas de salud y necesidades", se ofrecerán materiales educativos y ayuda para conectar a los residentes con diferentes servicios de salud.

Ferrer invitó a la comunidad a proporcionar información a los representantes de la Agencia de Salud con el fin de "apoyarlos en sus esfuerzos de defensa para vivir en vecindarios y hogares saludables".

Monseñor John Moretta, párroco de la Iglesia de la Resurrección, en el Este de Los Ángeles, pidió a los residentes que "abran sus puertas a los voluntarios" para recibir información y beneficios de la campaña.


Advertisement

Las comunidades alrededor de esta planta sufrieron contaminación por emisiones tóxicas durante años sin que el gobierno hiciera nada para evitarlo.

La planta de baterías localizada en Vernon, al este de Los Ángeles y rodeada de vecindarios hispanos, funcionó durante más de 30 años con permisos temporales otorgados por Departamento de Control de Sustancias Tóxicas de California (DTSC) y fue clausurada definitivamente en marzo de 2015.

Las áreas principalmente afectadas -además de Vernon- incluyen sectores en las ciudades de Bell, Boyle Heights, Commerce, el Este de Los Ángeles, Huntington Park y Maywood, todas con mayoría de habitantes hispanos.

De acuerdo con un reporte de marzo 2016 de DTSC, cuando la planta de reciclaje de baterías Exide estaba en operación procesaba un promedio de 120.000 toneladas anuales de plomo, equivalente a 11 millones de baterías. EFEUSA