Washington, 13 jun (EFEUSA).- El presidente Donald Trump no tiene "intención" de despedir a Robert Mueller como fiscal especial sobre la investigación de la injerencia rusa en los comicios de 2016, según aseguró hoy la Casa Blanca.

"Aunque el presidente tiene derecho a hacerlo, no tiene intención de hacerlo", aseguró a la prensa la portavoz adjunta de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders a bordo del Air Force One, mientras regresaban hacia Washington tras un acto celebrado por Trump en Wisconsin.

El comentario pretende apagar las especulaciones acerca de si el presidente despediría o no a Mueller, lo que sería una decisión muy polémica que podría envolver aún más a su Administración en la controversia.

Tras la cinematográfica comparecencia de James Comey la semana pasada, a quien el mismo Trump despidió a principios de mayo por estar al frente de las pesquisas sobre la trama rusa desde el Buró Federal de Investigaciones (FBI), ya son varias las voces afines al multimillonario que han dejado caer la idea de que el presidente también despida a Mueller.

Precisamente hoy, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, pidió al presidente que deje al exdirector del FBI hacer su trabajo de forma "independiente".

"Creo que debería dejar a Bob Mueller hacer su trabajo, hacer su trabajo de forma independiente, y hacer su trabajo rápidamente porque creo que eso es lo que le gustaría a él (Trump) que pasara", afirmó Ryan.


Advertisement

Frente a los comentarios de Ryan, otros republicanos como el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, siguieron atacando hoy a Mueller.

En una entrevista hoy en el canal ABC, Gingrich afirmó que la figura del fiscal especial es "muy peligrosa" y consideró que aquellos que piensan que la investigación rusa va a ser "neutral" y "profesional" están "delirando".

Gingrich, importante aliado de Trump, repitió los comentarios que ya hizo ayer y volvió a defender que Mueller ha conformado su equipo de investigación con varios donantes demócratas y exempleados de la Fundación Clinton, por lo que puso en duda su imparcialidad.

Jay Sekulow, nuevo miembro del equipo legal personal del presidente, se negó a descartar el despido de Mueller a manos de Trump en una entrevista televisada este domingo, mientras que Chris Ruddy, amigo personal del mandatario, dijo este lunes que Trump ya tiene la idea en la cabeza. EFEUSA