Luego de dos días de cabildeo informal en Cancún, directivos de los equipos del máximo circuito del futbol mexicano dan los toques finales a los acuerdos
Luego de dos días de cabildeo informal en Cancún, directivos de los equipos del máximo circuito del futbol mexicano dan los toques finales a los acuerdos que llevarán de unos clubes a otros a jugadores para el torneo venidero. En la imagen, Decio de María y Justino Compeán, secretario general y presidente de la Femexfut, respectivamente. (NOTIMEX/FOTO/VÍCTOR RUIZ)

México, 18 jun (EFE).- Los clubes de México dejaron atrás las grandes contrataciones ante la crisis económica, aunque el brasileño Itamar Batista y el colombiano Luis Gabriel Rey encontraron acomodo durante el llamado "mercado de piernas" del fútbol de este país.

"La crisis llegó al fútbol", dijo Justino Compeán, presidente de la Federación Mexicana de Fútbol tras el sistema de transferencias o "mercado de piernas" celebrado el miércoles con 65 movimientos de compra y venta de jugadores.

Compean agregó que el régimen fue complicado porque "no hay mucho dinero y hay que ajustarse a la situación" luego de que los clubes gastaron 20,2 millones de dólares en los 65 movimientos de jugadores, una media de 310.769 dólares por transacción.

Apenas 23 de las 65 operaciones fueron de compra-venta directa y el resto fueron negociadas mediante la figura del préstamo temporal y el monto individual de las operaciones no fue informado por motivos de seguridad.

El mercado de piernas se prolongó todo el miércoles en el balneario de Cancún con unas operaciones que abrieron con la venta del portero mexicano Jesús Corona del Tecos al Cruz Azul y cerró con la del brasileño Itamar Batista del Chiapas a los Tigres.

El colombiano Luis Gabriel Rey fue transferido por el Atlante al Morelia y el argentino Bruno Marioni acabó su etapa en el Atlas y se unió a los Estudiantes Tecos, en los cambios de algunas de las figuras extranjeras en la liga mexicana.

El "mercado" mexicano también quedó marcado por las operaciones que nunca se completaron aunque eran de las más esperadas, principalmente la del venezolano Giancarlo Maldonado y la del mexicano Omar Bravo.

Maldonado estuvo en la cresta de la ola de rumores y aunque fue declarado jugador de equipos como el América y el Cruz Azul, el Atlante decidió conservar a su jugador, uno de los más rentables que ha tenido en los últimos años.

Bravo fue llevado al régimen de transferencias por el Deportivo La Coruña, que se lo compró al Guadalajara, pero el presidente del club español no logró un acuerdo durante el mercado de piernas de Cancún.

Algunos medios de prensa consideran que Bravo acabará por jugar con el Pachuca que a su vez enviará al Deportivo La Coruña al jugador estadounidense-mexicano Francisco Torres, que actualmente está con la selección de Estados Unidos en la Copa Confederaciones de Sudáfrica. EFE.