MÉXICO, D.F., marzo 29 (EL UNIVERSAL).- La tarde del 23 de octubre quedará grabada en la mente de la afición americanista y del entorno futbolístico en general. Y es que ese día, una edición más del clásico nacional, desataría la polémica en el vestidor de las Águilas.

El América de Alfredo Tena recibía en el estadio Azteca a las Chivas de Fernando Quirarte. El Guadalajara se impuso de visitante con una contundente victoria de 3-1.

El conjunto americanista una derrota que provocó declaraciones polémicas del delantero Ángel Reyna, quien al término del encuentro dijo que su equipo tenía "un capitán de agua y una defensa de plástico".

Reyna había explotado contra sus propios compañeros, siendo Vicente Sánchez el que fungía como capitán oficial, y Aquivaldo Mosquera el líder de la defensa, los que fueron el centro de sus ataques.

Las declaraciones tuvieron sus repercusiones y Reyna fue separado del plantel y puesto transferible automáticamente. El futuro del atacante mexicano estaba sobre la cuerda floja, resultaba complicado que algún equipo se hiciera de sus servicios, pues no era la primera vez padecía por su indisciplina.

Sin embargo, en la Sultana del Norte, Víctor Manuel Vucetich apostó por el jugador pese a que únicamente había disputado 640 minutos del Apertura 2011, logrando una sola anotación.


Advertisement

La presentación de Reyna en Monterrey resultó insípida, pues las expectativas no eran muy grandes a sabiendas del cartel con el que venía.

Reyna dejó claro, desde su llegada, su compromiso con su nuevo equipo. El cambio fue notorio en el delantero, pues desde el primer partido logró ganarse la confianza de su técnico y poco a poco el reconocimiento de la afición rayada.

La carrera de Reyna parece ir en ascenso, y aunque su cuota goleadora no ha sido la mejor, ha logrado tener participación en 11 de 12 juegos, situación que supone una estabilidad para el delantero y deja entrever su importancia en el esquema de Vucetich.

Reyna volverá al estadio Azteca cinco meses después y aunque no podrá enfrentarse al que líder de aquella "defensa de agua" Aquivaldo Mosquera, pues éste último cumplirá un partido de suspensión por acumulación de tarjetas, seguramente será blanco de la afición que hace un tiempo lo tenía entre sus favoritos.