TOLUCA, Méx., diciembre 2 (EL UNIVERSAL).- Fue una escapada frenética, que ni siquiera los Diablos, en su máxima potencia, pudieron alcanzar. Duvier Riascos hizo un gol de antología a Toluca para sellar la primera estrella de los Xoloitzcuintles de Tijuana.

Es curioso que haya llegado a nuestro futbol, cuando los hoy campeones hicieron su aparición en la Primera División. El destino cruzó al sudamericano con los "Perros Aztecas" y el desenlace ya es de dominio popular.

Pudo ser del América. El colombiano vino a México gracias a los emplumados (Apertura 2011), pero por decisiones directivas terminó en Puebla y luego se fue a jugar a la frontera.

En el límite norte de México, terminó por encumbrarse y en el "Infierno" toluqueño se vistió de gloria, con una bicicleta para desarmar a Alfredo Talavera y sellar el título para los rojinegros.

Fue un tanto que puso el 2-0 en el marcador y la final del Apertura 2012 para los tijuanenses, que hoy celebran en las calles.

Le apodan a Riascos "La Culebra". Es escurridizo, inesperado, pero letal cuando tiene el balón en sus botines y se enfila hacia la portería rival.

Es muy difícil detenerlo encarrerado, porque su habilidad suele mostrarse implacable, aún cuando va a máxima velocidad.

Ha hecho 21 goles en el futbol mexicano, pero los 10 últimos, los de este torneo, se convertirán en inolvidables, porque ya puede presumir que es parte vital del monarca del futbol mexicano.


Advertisement

En la Liguilla, donde los fronterizos se proclamaron campeones, el atacante hizo dos goles fundamentales para su escuadra. Uno ante el León y otro a los Diablos.

Como buen representante de su país, el colombiano celebra con fiesta en su cuerpo, siempre alegre, vivo, desaforado y con ritmo. Su risa al anotar siempre es amplia y luce hiriente para los rivales que lo sufren.

Duvier Riascos es un emblema de los Xolos campeones, fue el que puso una linda rúbrica final con un golazo lleno de habilidad para que Tijuana haya salido a celebrar, que sienten la gloria por primera vez en su historia.