Naciones Unidas, 7 feb (EFE).- El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó hoy el atentado perpetrado en Kabul contra la sede del Tribunal Supremo de Afganistán y exigió que los responsables sean llevados ante la Justicia.

"Los ataques indiscriminados contra civiles, incluidos empleados de las instituciones judiciales, son violaciones de los derechos humanos y de la ley humanitaria internacional y no pueden justificarse", dijo Guterres a través de su portavoz, Stéphane Dujarric.

El jefe de Naciones Unidas dijo que "aquellos detrás del atentado de hoy y de otros actos despreciables como este deben enfrentarse a la Justicia".

Guterres trasladó sus condolencias a las familias de las víctimas y su solidaridad al Gobierno y al pueblo de Afganistán.

El ataque, perpetrado por una persona que se inmoló con un chaleco cargado de explosivos, dejó 21 muertos y más de 40 heridos, según las autoridades afganas.

El escenario del ataque, cuya autoría no ha sido aún reclamada por ningún grupo insurgente, se encuentra a apenas unos cientos de metros de la embajada de Estados Unidos en Kabul y del Ministerio de Salud Pública afgano.

Si bien los talibanes no se han pronunciado sobre el atentado, en varias ocasiones declararon a los órganos judiciales del país como objetivos de su acción.

Este es el segundo ataque de gran envergadura registrado en la capital afgana en lo que va de año tras el que a mediados de enero llevaron a cabo los talibanes en las inmediaciones del parlamento, en el que murieron 38 personas y más de 110 resultaron heridas. EFE



Advertisement