México, 13 feb (EFE).- Las marchas contra Donald Trump, que el domingo reunieron a decenas de miles de personas en varias ciudades mexicanas dejan patente "el agravio" que representan para el país las políticas del presidente de EE.UU., afirmó hoy el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Luis Videgaray.

La protesta "ratifica que México es un país donde los ciudadanos ejercemos con plenitud nuestras libertades democráticas" pero también es "un signo más que pone en evidencia el agravio" sufrido por los mexicanos, indicó Videgaray en una entrevista en el noticiero matutino de Televisa.

Videgaray también ratificó que "en las próximas semanas" visitará su país el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, y que la fecha del viaje se anunciará "muy pronto, probablemente hoy".

A esa visita se sumará la del secretario de Seguridad Interna, John Kelly, que incluso podría venir con Tillerson, reveló.

"Está por definir" pero "es probable que vinieran juntos", detalló.

Además, Videgaray negó las versiones de prensa de los últimos días relativas a su supuesta participación en la redacción de un discurso de Trump sobre México para suavizarlo.

También reiteró que es "absolutamente falso" que el gobernante estadounidense amenazara por teléfono a su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, con enviar tropas al país latinoamericano para ayudarle en la lucha contra el narcotráfico.


Advertisement

El grito unánime contra Donald Trump y el reclamo de "respeto" unieron el domingo en la capital y otras ciudades de México a decenas de miles de personas que lanzaron consignas por la unidad y derribaron simbólicamente una reproducción del muro que el presidente de EE.UU. pretende construir en la frontera común.

La manifestación más multitudinaria fue en Ciudad de México, con una asistencia de unas 20.000 personas.

Las pancartas, escritas en inglés y en español, recogieron lemas como "Puentes, no muros", "Los trabajadores mexicanos han ayudado a construir EE.UU." o "Make Mexico great again" ("Hagamos México grande otra vez").

A pesar de que la manifestación no fue convocada para protestar contra el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto -aunque sí para "exigir el buen Gobierno"-, se pudieron ver numerosos carteles con frases como "El problema más grande de México es la corrupción" o "Con muro o sin muro, nos están robando en casa".

La marcha de Guadalajara, capital del occidental estado de Jalisco, congregó a 10.000 asistentes.

"Don't build the wall" ("No construyan el muro") y "Trump racista" fueron las consignas de los participantes, que por algunos momentos también aprovecharon para manifestarse contra la reciente alza de los precios de los combustibles en el país, dictada por Peña Nieto.

Villahermosa (Tabasco), Morelia (Michoacán), Mérida (Yucatán) y Monterrey (Nuevo León) y Tijuana (Baja California) fueron otras de las ciudades que se sumaron a la convocatoria. EFE