Escenas posteriores a la Masacre de Denver.
Escenas posteriores a la Masacre de Denver. (Karl Gehring/The Denver Post)

Washington, 20 jul (EFE).- Las autoridades han rebajado a 12 la cifra de muertes confirmadas por el tiroteo en un cine de Denver (estado de Colorado), con al menos 38 heridos de diversa consideración, según cifras recopiladas por la cadena CNN.

Medios locales de Denver, como el canal 9 news, sitúan la cifra de heridos en el medio centenar, aunque aún los datos son confusos, ya que en un comienzo se habló de 14 muertes por el brutal tiroteo en una sala de cine en la que se proyectaba el estreno de la última película de Batman, "The Dark Knight Rises".

Las víctimas tienen edades comprendidas entre 3 meses y 45 años de edad.

El bebé de 3 meses ha sido dado de alta y evoluciona favorablemente, según aseguró una portavoz del hospital donde fue atendido.

Diez de las personas asesinadas fallecieron en la sala de cine, mientras que la muerte de las otras dos fue declarada ya en los centros médicos.

Dos de las víctimas que fueron trasladadas al Hospital Sueco de Denver, se encuentran en estado crítico, así como nueve de las que recibió el Hospital Universitario.

James Wilburn, quien estaba en la segunda fila de butacas en la Sala 9 del complejo Century, dijo al diario The Denver Post que un hombre, vestido de negro y con una máscara, entró por una puerta de emergencia al frente de la sala.

Testigos indican que el atacante vestía de manera similar al antagonista de Batman en la película que proyectaban, un terrorista llamado "Bane", que tiene el rostro cubierto por una máscara y amenaza con detonar una bomba en una metrópoli.

"Estaba vestido de negro, tenía una escopeta en la mano y un rifle en bandolera", dijo Wilburn, "y tenía un chaleco antibala y una máscara antigas".

El individuo, identificado como James Holmes, dejó caer un tubo de contenido lacrimógeno, levantó la escopeta y empezó a disparar hacia la audiencia, según el testigo.

Una vez que agotó el cargador de la escopeta, dijo Wilburn, el individuo con toda calma la dejó caer al suelo, tomó el rifle y siguió disparando. Wilburn dijo que escuchó unos 30 disparos mientras él y sus amigos permanecían escondidos detrás de las butacas.

La policía ha indicado que el sospechoso es un hombre blanco, de 24 años de edad, que fue arrestado sin violencia y dijo a las autoridades que había explosivos en su automóvil y en su apartamento.

La policía describió el rifle usado en el ataque como un arma automática "del tipo de AK-47".

La policía no encontró explosivos en el vehículo, con placas de licencia de Tennessee, pero evacuó a los residentes de un edificio de tres pisos de apartamentos, en el norte de Aurora, donde se inició la búsqueda de material peligroso. EFE