Washington, 6 mar (EFE).- Washington reiteró hoy su disposición a normalizar las relaciones con Venezuela tras el fallecimiento del presidente, Hugo Chávez, aunque mantiene una distante cautela ante los posibles escenarios de futuro del petrolero estado suramericano.

Un alto funcionario estadounidense del Departamento de Estado aseguró hoy a periodistas en Washington que "éste es un momento muy difícil para los venezolanos", y mostró la "esperanza" de EE.UU. en que las elecciones "se produzcan de acuerdo con la Constitución venezolana y los documentos regionales como la Carta Democrática Interamericana".

El citado funcionario indicó que la expulsión ayer de dos militares de la embajada de EE.UU. en Caracas no significa que Venezuela haya abandonado su intención de normalizar relaciones con Washington, y mostró su disposición a continuar el proceso.

No obstante, anticipó que en la campaña electoral que ahora empieza "seguiremos oyendo comentarios sobre Estados Unidos que no ayudarán a mejorar esta relación", pero confió en que, una vez elegido un nuevo Gobierno, puedan retomarse los contactos.

"Las campañas electorales no son siempre el mejor momento para avanzar en política, y entendemos que Venezuela puede tardar algo de tiempo en estar lista para tener estas conversaciones de manera más regular y más seria", añadió.

En el único comunicado de la Casa Blanca referido a la muerte de Chávez, emitido a última hora del martes, el presidente, Barack Obama, se limitó a reafirmar su "apoyo al pueblo venezolano" y su "interés en desarrollar una relación constructiva con el Gobierno de Caracas".

Ambas naciones rompieron relaciones diplomáticas de alto nivel en 2010, cuando retiraron a sus respectivos embajadores, y analistas no auguran avances notables en un futuro próximo.

El codirector del progresista Centro para la Investigación Económica y Política (CEPR), Mark Weisbrot, señaló hoy a Efe que no ve "mucho interés en que se mejoren las relaciones con Venezuela" por parte de Washington.

"Creo que Obama juega la carta de cara a la audiencia doméstica, no le interesa especialmente retomar las conversaciones con Venezuela", afirmó.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, valoró hoy la situación en la que queda Venezuela tras la muerte de Chávez y pidió "democracia" para el país, a la vez que abogó a favor de que "las democracias occidentales se mantengan vigilantes" con la situación en los próximos meses.

"El pueblo venezolano tiene ahora una oportunidad para pasar página a uno de los períodos más negros de su historia y embarcarse en un nuevo camino que restaure el gobierno de la ley, los principios democráticos, la seguridad y un sistema de libertad para los emprendedores", dijo Rubio en un comunicado.

Por su parte, instituciones como Amnistía Internacional (AI) hicieron hincapié hoy en que tras el fallecimiento del comandante se realice una transición en Venezuela teniendo en cuenta la "urgencia" de hacer frente a los problemas bajo el respeto a los Derechos Humanos.

Mientras tanto, la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) criticó hoy que los medios de comunicación hayan dado a entender que este colectivo celebró con "fiestas y alegrías" la muerte del comandante.

"Rechazamos categóricamente las falsas acusaciones realizadas por medios oficiales del estado de querer acusarnos de fiestas y alegrías por la muerte de Hugo Chávez", afirma esa organización con sede en Florida.

En caso de haber elecciones, el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, será el candidato del "chavismo" y se enfrentará con gran probabilidad a Henrique Capriles, líder de la oposición y derrotado ante Chávez el pasado octubre en las elecciones presidenciales, aunque con el mejor resultado de la oposición en más de una década. EFE