LA CAMPAÑA del Censo 2010 empezó esta semana. Quienes promueven el conteo de la población desde el punto de vista "étnico", aseguran que saber cuántos latinos o hispanos hay en cada distrito es necesario para que se adjudiquen los recursos necesarios para sustentar servicios.

SE DICEque cuando hay demasiadas personas que no son contadas, el dinero que el gobierno federal y estatal adjudica a esas zonas donde viven es insuficiente para la cantidad de necesidades que hay.

EL CENSO, se insiste, es un conteo oficial y honesto para saber cuántos somos, quiénes somos, y cómo somos. Todo esto se hace para planear cuántas escuelas, hospitales, parques y otros servicios públicos se necesitan.

DESDE LUEGO, el censo no es la única forma de tener buenos datos sobre la población. Cada vez que una persona registra sus datos para comprar un auto, para solicitar una licencia, abrir una cuenta de ahorros y otros servicios, está produciendo datos socio-económicos importantes.

EL CENSO es lo más organizado, lo más formal, y está avalado por la promesa del gobierno de que no será usado para fines judiciales como para detectar inmigrantes indocumentados.

AUN así, es inevitable que quienes lo quieran usar para buenos propósitos, lo usarán de esa manera, lo mismo quienes vean el crecimiento de la población latina inmigrante para alimentar fobias, lo harán.

PERO esto no debe ser motivo para dejarse de contar. Es muy probable que quienes alimentan sentimientos antiinmigrantes y nativistas buscarán de cualquier manera un pretexto para alimentar sus fobias y prejucios.

HASTA el 2006, la Oficina de Censos de los Estados Unidos estimaba a la población del país en 300,000 millones de personas, de las cuales 12 millones inmigrantes eran indocumentados.

ETNICAMENTE, 74.7 eran blancos, 12.1% afroamericanos, 4.3% asiáticos y .8% amerindios.

CON ESTO usted ya se estará preguntando ¿y los latinos? ¿y los jispanos?... Pues bien, esa es una de las confusiones del censo, de que con frecuencia no se toma en cuenta que una categoría "etnica" puede estar dentro de otra categoría cultural y hasta lingüistica.

POR EJEMPLO, muchos inmigrantes de origen mexicano podrían reclamar ser "nativos americanos", afroamericanos, arabe-mexico-americanos, blancos y hasta un poco asiáticos.

HACE tiempo conocí un señor de apellido Viborapof que era ruso de origen, mexicano de nacimiento y naturalizado estadounidense. Era parte de esos rusos que emigraron al Valle de Guadalupe en Baja California. ¿Cómo clasificarlo?

LA MEJOR respuesta que me han dado los voceros del censo en ocasiones pasadas es que "usted diga quién es" como considere que se siente más identificado.

SI ES zapoteco, y siente que se identifica más con los nativos americanos, pues dígalo. El censo da esa posibilidad. No obstante, sería justo que más que en redundar en cosas que ya se saben lo suficiente, los informantes del Censo 2010 se dieran a la tarea de aclarar estas dudas con personas concretas, puestas como ejemplo... Y explicar todo lo que esto implica.