Manifestantes nativoamericanos participan en una protesta contra el oleoducto "Dakota Access" en Chicago, Illinois (Estados Unidos) el 12 de
Manifestantes nativoamericanos participan en una protesta contra el oleoducto "Dakota Access" en Chicago, Illinois (Estados Unidos) el 12 de noviembre de 2016. La tubería de 1.885 kilómetros llevaría medio millón de barriles de petróleo desde los yacimientos bituminosos de Dakota del Norte a una infraestructura ya existente en Illinois, desde donde el crudo podría distribuirse al Golfo de México. (EPA/TANNEN MAURY)

Los parques nacionales son un Tesoro no solo del país; sino de la humanidad entera. 640 acres de estos escenarios naturales de importancia biológica significativa, están en peligro de desaparecer gracias a la administración Trump.

En el presente, estas tierras podrían ser ofrecidas al mejor postor a negocios; cosa por la cual, parece inevitable que terminen como campos petroleros, basureros, o zonas de desarrollo residencial o industrial.

Aunque si bien, cualquier intento de Trump por lograr la desregulación sobre parques nacionales puede ser desafiado por las cortes de la nación, todavía está poco claro si dichos actos judiciales pudieran prevalecer.

Hoy en día, la primera invalidación de una orden ejecutiva, aquella que prohíbe la entrada de musulmanes a este país, está aún en el aire. El litigio, obviamente, tomará tiempo.

Aunque este es solo uno de los casos en el que un presidente se toma atribuciones que no le pertenecen. El gran número de acciones ejecutivas que ha realizado este presidente ha sido abrumador.

Ya bien puede haber una línea de demandas en espera de retar la capacidad ejecutiva del presidente para tomar decisiones saltándose al congreso y al senado.

Este presidente apuesta primariamente a la creación de trabajos sin importar los efectos ecológicos.

Todavía hoy seguimos escuchando sobre las protestas de los indígenas de Dakota del Norte por preservar sus tierras sagradas sin contaminaciones petroleras de los oleoductos. Esa lucha que pareciera ajena para muchos, se ha extendido a todos los americanos que podrían perder sus parques nacionales, muy probablemente para ser canjeados por trabajos de baja remuneración.

Cabe mencionar que Obama fue el presidente que designó el mayor número de monumentos nacionales (23 adicionales) en la nación. La necesidad casi patológica de Trump por erradicar todo aquello que Obama hizo bajo su mandato, tacha ya los bordes de lo incoherente.

Y esto va aun más allá. Ya durante su campaña política, Trump dio a saber en su página web que también haría lo mismo sobre las enmiendas que hizo Obama sobre la ley del agua limpia de 1977, esto para definir de forma más clara los límites del uso para fines de negocio de ríos, lagos, etc.

No importa si usted no cree en el calentamiento global. El hecho es que, de ser realizadas estas acciones ejecutivas, estos 4 años podrían significar la catástrofe ambiental para todo el país. Imagínese el agua del subsuelo contaminada. El aire más poluto aún. ¿Es esta la tierra que queremos dejarle a nuestros hijos? No lo creo.

Mándenos sus comentarios a: rmsandoval@live.com

NOTAS RELACIONADAS:

#StandingRock: Trump reinicia construcción de oleoductos

- A cuidar el medio ambiente

- Ambiente: problemas y soluciones