Después del fiasco que resultó la propuesta de pago único para seguro médico en California, los residentes de este estado, junto con el resto de la nación, aún seguimos con la incertidumbre de lo que sucederá si "Trumpcare" llegara a ser firmado por el presidente.

El seguro universal que se proponía como alternativa a nivel estatal con la SB562, perdió impulso en la asamblea de representantes. Anthony Rendon, uno de los principales opositores y también uno de los que definió su fracaso, excusó su acción diciendo que la medida estaba "deplorablemente incompleta".

Por un lado, en el texto de dicha medida, no estaba muy claro de donde se sacarían los fondos aparte de apoyarse fuertemente en Medicare. Por otro lado, la propuesta que busca remplazar ACA -mejor conocido como Obamacare- hacer recortes fuertes, precisamente a Medicare.

Así que sin fondos, la SB562 realmente dejaba en el aire cuál sería su fuente de subsistencia.

Tal vez Rendon tenga razón, sin embargo, el hecho que no haya pasado en el congreso, no significa una derrota rotunda. La SB562 podría ser revivida a través de ser enmendada.

Y es que si Trumpcare ya está en el tercer 'tour' legislativo, es justo que esta medida californiana sea también sometida nuevamente voto ya estando corregida y aumentada.

"El punto en el que estamos ahora es una oportunidad para tener una conversación seria sobre eso", agregó Rendon. Y tiene razón.

Nuestros políticos necesitan ver la realidad para poder ofrecernos soluciones reales.

En la actualidad, el gobierno ha dejado de respaldar la publicidad de Obamacare, cosa por la cual menos gente se ha dado a la tarea de buscar seguro médico. Y es precisamente un mayor número de subscriptores lo que hace que ACA siga funcionando. De igual forma, los subsidios del estado, juegan un papel primordial para Obamacare.

El plan de Trump es simple: busca quitar todos los recursos necesarios para que ACA agonice y termine siendo insostenible. En tal punto, la gente no tendrá más alternativa que aceptar su plan de seguro médico, el cual es tan pésimo, que dejaría sin cobertura a alrededor de 22 millones de personas. Y aquellas que aun la pudieran conservar, la tendrían con bastantes limitantes, lo cual no tenemos con ACA. Por otro lado, dicho plan por parte de los republicanos es más que nada una rebaja de impuestos a aquellos con ingresos superiores a los 875.000, y esto a costa de la gente pobre.

Una cosa me queda decirle a nuestros legisladores: señores, el tiempo apremia.

Mándenos sus comentarios a: rmsandoval@live.com

NOTAS RELACIONADAS:

- El caso en pro de un seguro médico universal

- Trumpcare... ¿pesadilla en puerta?