Ya llegó el verano. A medida que vaya subiendo la temperatura, es imprescindible que aquellos que aman ir a la playa y jugar al aire libre se protejan del sol.

Por empezar, hay que elegir el filtro bloqueador solar adecuado para protegerse de los rayos ultravioletas (UV) dañinos. Los siguientes y sencillos cinco consejos útiles de la Fundación Contra el Cáncer de Piel (Skin Cancer Foundation) son igualmente importantes y contribuyen a mitigar los efectos dañinos del sol y reducir el riesgo de desarrollar un cáncer de piel.

En primer lugar, busque la sombra. Minimizar la exposición a los rayos ultravioletas UVA y UVB puede tener un rol importante en la protección de su piel. Salirse del sol directo es particularmente importante entre las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde, porque durante esas horas los rayos del sol son más poderosos. Recuerde que las nubes no bloquean los rayos UV.

Los bebés de menos de 6 meses de edad se deben mantener fuera del sol directo en todo momento; se los debe proteger con ropa, una sombrilla o la capota del cochecito. Tanto los niños como los adultos deben vestir ropa de protección, inclusive sobreros de ala ancha y gafas de sol bloqueadoras de los rayos UV.

En segundo lugar, use un bloqueador solar de amplio espectro (UVA/UVB) con un factor de protección de 15 (SPF 15) o más. Este tipo de protección solar se debe aplicar todos los días. Casi todos entienden la importancia de la protección solar durante los meses de verano, pero muchas personas subestiman la necesidad de protección durante todo el año. Es posible que baje la temperatura, pero los rayos UV siguen siendo poderosos. Al mismo tiempo, las temperaturas más frescas tal vez impidan darse cuenta del grado de daño que produce el sol en la piel.

El año próximo, nuevos reglamentos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) ayudará a los consumidores a determinar si tienen la protección correcta, porque prohibirá a los fabricantes etiquetar sus filtros solares "de amplio espectro" o alegar que protegen contra el cáncer de piel o los efectos de la edad, a menos que tengan un factor de protección de SPF 15 o más elevado. Asimismo, los filtros solares con valores de SPF más bajos deberán llevar una advertencia que indique que es posible que el producto no ofrezca protección contra los efectos dañinos de la exposición al sol.

En tercer lugar, aplíquese 1 onza de bloqueador solar por todo el cuerpo 30 minutos antes de salir a la calle. Según la Fundación Contra el Cáncer de Piel, para obtener una protección SPF plena es necesario aplicarse bloqueador solar media hora antes de exponerse al sol. Si usted es de talla promedio, necesita una onza entera (o unas dos cucharadas) para cubrir la piel en forma adecuada. Los estudios llevados a cabo indican que la mayoría de las personas se aplican una cantidad menor de bloqueador y por lo tanto no obtienen el pleno beneficio de la protección SPF.

Volver a aplicarse bloqueador solar es tan importante como aplicárselo inicialmente, porque los bloqueadores tienden a desintegrarse con la exposición o a borrarse o desaparecer con el agua o el sudor. Por lo tanto, es necesario aplicar bloqueador solar cada dos horas e inmediatamente después de nadar o de jugar al tenis. Al pasar un día entero en la playa, habrá que usar por lo menos un cuarto de un envase de 8 onzas de bloqueador solar.

En cuarto lugar, no se deje quemar por el sol. Las quemaduras de sol son los signos más inmediatos y obvios de daño debido a los rayos UV. Cuando las células del sistema inmunitario se precipitan hacia el sitio de la quemadura para empezar a repararla, producen el enrojecimiento e hinchazón.

El bronceado es la respuesta de la piel a este daño, y puede afectar las células de la piel en forma permanente. Si bien muchos creen que un "bronceado básico" previene quemaduras dañinas, no es verdad. No existe un bronceado saludable o básico.

Finalmente, verifique su piel regularmente y pídale a su médico un examen para detectar cáncer de piel una vez por año. Uno de cinco estadounidenses presentará un cáncer de piel. El bronceado y las quemaduras pueden ser el primer paso. La exposición intermitente pero intensa a los rayos UV está asociada más estrechamente que la exposición crónica al sol con el melanoma, la variedad más mortal de los cánceres de piel. Una quemadura de sol con ampollas en la infancia o cinco quemaduras a lo largo de la vida duplican el riesgo de desarrollar melanoma.

Para detectar por su cuenta la presencia de signos de daños a la piel, inspeccione su piel de la cabeza a los pies, buscando manchas o llagas que tardan en curar, nuevos crecimientos y lunares (verrugas) que cambian de color, textura o tamaño. Y no deje de solicitar a su médico un examen para detectar cánceres de piel una vez por año.

Los bloqueadores solares constituyen una parte esencial de un estilo de vida saludable. Mantienen la piel joven y reducen el riesgo de muchos cánceres de piel. Pero hay que usarlos en forma correcta. Estas cinco sugerencias le ayudarán a protegerse y proteger su piel.


* El Dr. Kevin Ronneberg es director médico asociado en Target.