No todo tiene que ser de “Amores Perros”. No todos los directores tienen que ser celebridades del “Tercer Mundo”. En el Festival Internacional del Cine Latino que se desarrollará del 21 al 30 de octubre, también hay espacio para los nuevos creadores como Raúl Portillo, oriundo de Muzquiz, Coahuila, México y residente de Long Beach, California.

Alternando su afición y su trabajo de el garaje de su casa a su oficina en el downtown, Portillo se las ingenió para realizar un corto basado en la canción “Benito”, de Joan Manuel Serrat.

Para él, exhibir en Hollywood su filme que dura menos de 10 minutos es algo que cumple viejas fantasías infantiles.

“Con un tío, atábamos una sábana a las patas de la cama para crear una pantalla de cine”, dice Portillo, “luego colocábamos soldaditos de plástico para que hicieran siluetas de actores”.

Ahora, Portillo presenta un cortometraje realizado con DV-CAM en Guanajuato, México, con unos cuantos estudiantes de actuación y un presupuesto robado a su salario de diseñador gráfico.

“Yo siempre pensé que podría hacer una película”, dice Portillo, “pero nunca pensé que mi primera película fuera a presentarse en Hollywood”.
“Benito” es la historia de un joven vagabundo, inspirada en una de las canciones del cantautor catalán Joan Manuel Serrat. Se trata de una historia sencilla, con pocos retos actorales que Portillo considera le permitirá “ganar experiencia” y ver si las cosas funcionan.


Advertisement

“Solo tengo que esperar y ver qué piensa Hollywood de Benito, solo tenemos que esperar y ver qué pasa”, dice.