Se veía venir. El ahora presidente republicano, por medio de acciones ejecutivas, está anulando cosas que a través de un sufrido proceso, llegaron a suceder durante la administración Obama. Una de ellas, claro está, el Obamacare o seguro de salud universal, el cual ya ha buscado anular. Ahora, después de muchas protestas, debates y de la revocación de Obama de dos oleoductos por sus probables efectos ambientales, Trump decide reiniciar la construcción de dichas vías petrolíferas que cruzan por tierras indígenas y ríos de los cuales depende su subsistencia. La contaminación de estas zonas es inminente.

Lo irónico es que apenas en diciembre, indígenas de Standing Rock celebraban que la edificación del oleoducto de Dakota del Norte hubiera sido detenida por Obama. Como quien dice, toda esa gente va a ser simple y sencillamente ignorada por Donald Trump. Para él, su lucha no sucedió

Platicaba hace poco con un pariente acerca del gabinete de Trump; sobre cómo cada elección parece haber sido hecha para decimar agencias como la de salud, la de educación, la del trabajo; la ambiental... Personas que fueron puestas como cabezas de estas agencias, son justamente aquellas que en el pasado, se opusieron fuertemente a sus normativas.


Advertisement

Y es que, no nos hagamos tontos. Este gabinete está compuesto por empresarios millonarios que tienen sus propias prioridades. Lo más obvio era pensar que las regulaciones sobre cada ámbito dentro del gobierno iban a ser disminuidas o a abolirse. Pues es eso justamente lo que estamos viendo.

En pro de la "creación de trabajos", el actual presidente está poniendo de lado el bienestar de la gente. Aunque más bien debiera decir, en pro de la prosperidad empresarial. Pero sí, claro está que habrán trabajos, lo cual trae consigo cierto bienestar económico, pero... ¿a qué costo?

Bajo este mandato, prácticas tan nocivas como el fracking (fractura hidráulica en inglés) continuarán, esto a pesar de su impacto negativo no solo en el ambiente, sino directamente en la vida de los habitantes que viven en zonas donde se extrae el gas shale. La contaminación del agua ha sido una de las consecuencias de dicho tipo de extracción, además de la creación de zonas sísmicas donde antes no existían, esto gracias a la fractura de placas en el subsuelo.

Así que, ya sea que usted piense que el calentamiento global es cuento chino (como mi pariente) o algo demasiado abstracto; no puede seguir pensando que la elección de Scott Pruitt para la agencia ambiental no va a afectarle -lo cual aplica también en las otras agencias de gobierno que ahora tienen nuevo jefe.

Para muestra un botón. Hace unos meses apenas, todos supimos como una empresa de Alyso Canyon California, estaba liberando tanto gas metano, que la gente alrededor de la planta comenzó a enfermarse. También hemos visto las grandes cantidades de petróleo derramadas en el Golfo de México, eso sin contar las que han ocurrido en el interior de este país, que poco se han anunciado en los noticieros.

Las regulaciones que debe producir cada agencia son hechas simplemente para prevenir o remediar los excesos de empresas que ponen las ganancias encima del bienestar común. Como habitantes de esta nación, no podemos permitir que esas agencias ahora se hagan de la vista gorda en pro de la "creación de trabajos".

Mándenos sus comentarios a: rmsandoval@live.com

NOTAS RELACIONADAS:

Gabinete virtual de Trump, entre el conflicto de intereses

- Energía renovable: nuestro presente

- Energía renovable es aun pura plática y poca acción